La astrología ha sobrevivido miles de años y la gente todavía está fascinada por ella. Ha evolucionado independientemente en varias sociedades y países diferentes. Las principales poblaciones del mundo; China, India y el mundo occidental, todos tienen sus propias formas de astrología.

INTRODUCCIÓN

Ha habido grandes mentes a lo largo de la historia que han seguido la astrología, comenzando con Abraham en la Biblia, Ptolomeo de la antigua Grecia, emperadores de Roma como Tiberio, Kepler, el gran científico que se ganó la vida haciendo mapas astrológicos, John Dee, el astrólogo de Isabel I y en los tiempos modernos el famoso psicoanalista Carl Jung. Si bien el origen exacto y preciso de la astrología es incierto, algo que sí sabemos con certeza es que el estudio de las estrellas, planetas, objetos en el cielo y los ciclos del tiempo se remonta a la prehistoria.

El primer calendario lunar, que fue grabado en un hueso, data de 32,000 a. C. y hay pinturas rupestres en las cuevas de Lascaux que datan de alrededor de 17,000 a. C., de las que algunos dicen que representan las primeras constelaciones, aunque esto es difícil de probar. El monumento antiguo más famoso alineado con los cielos es Stonehenge, que fue construido para rastrear los movimientos del sol y la luna.

Pero un calendario mesolítico que data de alrededor de 8,000 a. C. se encontró más recientemente en Escocia, que es 5000 años mas antiguo que Stonehenge. Mas allá de cuándo exactamente comenzó la observación de estrellas, es algo que hemos estado haciendo naturalmente durante mucho tiempo. La mayoría de los pueblos antiguos tenían algún tipo de sistema para adivinar el futuro usando las estrellas, pero eso no es astrología.

Orígenes de la astrología horoscópica

Calendario lunar antiguo

Aurignacian Lunar Calendar / diagram, drawing after Marshack, A. 1970; Notation dans les Gravures du Paléolithique Supérieur, Bordeaux, Delmas / Don’s Maps

La astrología tal como la conocemos (cartas natales u horóscopos) también tiene orígenes brumosos. Hasta donde sabemos, comenzó en Mesopotamia con los sumerios y acadios. Los primeros escritos astronómicos provienen de Babilonia, alrededor de 1800 a. C., pero también se han encontrado algunos que datan de la era acadia, alrededor de 2300 a. C.

Los mesopotámicos y los babilonios hicieron listas de eventos celestes basados ​​en la observación, y es probable que estuvieran estudiando los cielos y desarrollando estos sistemas por un tiempo antes de que todo estuviera escrito. Esto sigue siendo difícil de probar, pero tenemos registros de eclipses sistemáticos que datan de 747 a. C., y la primera carta natal se dibujó poco más de 300 años después.

Fue escrita en cuneiforme para la fecha del 29 de abril 410 a. C. Estos primeros horóscopos no usaban un zodiaco (un círculo dividido en partes iguales), sino que se basaban en lo cerca que estaban los planetas de estrellas particulares. Las interpretaciones se centraron en reyes e imperios y se referían principalmente al destino y los presagios. Todo se hacía de forma muy preceptivo y determinista.

Llegan los griegos

La astrología horoscópica realmente comenzó después de que Alejandro Magno conquistó Mesopotamia y el lugar fue invadido por los griegos, en 331 d. C. Muchos textos griegos afirman que Egipto es el lugar de nacimiento del horóscopo, pero Egipto también fue influenciado por la astronomía babilónica que los alcanzó a través de los mismos griegos.

Así que la astrología, tal como la conocemos, evolucionó gradualmente a lo largo de los siglos a través de la interacción de varias culturas que aportan sus propias perspectivas, interpretaciones y cálculos. La astrología horoscópica, como la reconoceríamos hoy, tenía todas sus diversas partes en su lugar alrededor del año 2 d. C.

El primer zodíaco aparentemente fue egipcio y fechado en el siglo 1 d. C.: La influencia egipcia en la astrología incluyó el uso de decanos, casas, reglas de signos, aspectos, lotes matemáticos como la Parte de la Fortuna y posiblemente el grado ascendente del ascendente mismo. Mientras que la influencia babilónica incluía la importancia de los eclipses, las exaltaciones planetarias y la disposición de los signos en triplicidades.

La caída y el surgimiento de la astrología occidental

Durante la época medieval, la astrología occidental disminuyó y perdió gran parte de su sofisticación, en parte debido a la pérdida de la base astronómica del arte, y en parte debido a la condena de la Iglesia. Pero luego las tradiciones persas y árabes re introdujeron un enfoque más científico.

Los astrólogos islámicos usaron tablas de posiciones planetarias y cálculos exactos que pusieron a la astrología sobre una base matemática más firme. Esto ayudó a revivir la astrología en la Europa medieval y para el siglo XIII se convirtió en una parte clave de la práctica médica. Los astrólogos podían elaborar un horóscopo personal y usarlo para determinar el destino de un individuo. La astrología ya no estaba reservada solamente para los reyes e imperios. De hecho, se pueden encontrar referencias astrológicas en los escritos de Chaucer, Shakespeare y Milton.

Lo que sucedió en lo muy grande (el macrocosmos) también se reflejó en lo muy pequeño (el microcosmos o el hombre y su psique), ya que todos formaban parte del mismo todo. Estaban conectados. Como lo indicaban los planetas, había un principio similar en acción en el individuo. Al aprender a leer el lenguaje de los planetas y lo que decían, los mismos rasgos podrían verse funcionando también en el ser humano.

Durante el Renacimiento, la astrología y la astronomía se practicaron como un sistema completo. Los astrónomos como Tycho Brahe, Galileo Galilei y Johannes Kepler aportaron sus conocimientos astronómicos y descubrimientos a la astrología. Sin embargo, cuando las dos disciplinas se separaron, esto puede haber llevado a la desaparición de la astrología.

“El período fue uno en el que se inventaron mejores instrumentos para un trabajo preciso en astronomía, de modo que esta rama del trabajo se convirtió en una ciencia exacta, mientras que con ciertas excepciones notables, la astrología cayó en manos de personas menos educadas y más crédulas, que destacaron la aplicación de la adivinación de sus verdades y se preocuparon poco por la investigación y el pensamiento claro.”Margaret Hone, The Modern Text-Book of Astrology

Los avances científicos de la Ilustración en el siglo 18 sobrepasaron a la astrología y esta fue confinada al manicomio de la historia. Robert Hand llama a este período el “Endarkenment” (algo así como “oscurecimiento”) en relación con la astrología, porque casi muere como disciplina. Fue revivida nuevamente en el siglo 19, pero también hubo un marcado embrutecimiento de los conceptos básicos y se convirtió en menos técnico y científico.

En ese entonces, la mayoría de la gente veía la astrología como una adivinación sin sentido. De algún modo aun hoy en muchos casos continúa bajo la apariencia de columnas de horóscopos basados solamente en el signo solar en periódico, revistas y publicaciones online.

Dejemos bien claro y no nos cansemos de repetir: ¡LA ASTROLOGÍA BASADA SOLAMENTE EN EL SIGNO SOLAR NO ES ASTROLOGÍA!

Astrología moderna renacida

El siglo XX vio otro renacimiento en el desarrollo de la astrología y esta sigue desarrollándose. Muchos astrólogos ahora están tratando de recuperar elementos de la astrología premoderna (material de antes de la década de 1700) para inculcar un mayor rigor intelectual. Durante la década de 1990 (cuando Urano y Neptuno se unieron en Capricornio) las formas tradicionales de la astrología fueron revisadas y renovadas.

La psicología profunda y las percepciones espirituales se incorporaron y el sistema se volvió más holístico y genuinamente útil para las personas en general. La astrología ahora está más centrada en el crecimiento personal, la experiencia subjetiva y la autorrealización, y no se trata solamente de predecir eventos.

Hay una multitud de diferentes tipos de astrología: astrología psicológica, astrología humanista, astrología espiritual, astrología evolutiva, un renacimiento de la astrología tradicional e incluso la astrología posmoderna. La etapa en la que estamos ahora es una que lo viejo y lo nuevo se están reconciliando. El antiguo universo significativo holístico está siendo recordado y traído de vuelta, no a expensas de la ciencia y todo lo que hemos descubierto, sino además de ella, para darle una vez más significado al universo material.

Para esto, la astrología puede desempeñar un papel importante, ya que nos puede decir cómo fuimos creados como individuos. Cuáles son nuestros talentos y habilidades únicas, desafíos y problemas. ¿Qué es lo que específicamente que tenemos la capacidad de hacer en este mundo por encima de cualquier otra persona? La astrología ha recorrido un largo camino desde sus raíces en Mesopotamia, y todavía está evolucionando.

Hay muchos problemas aun que abordar dentro de la disciplina, pero sigue siendo una gran herramienta útil para el auto-conocimiento y el desarrollo personal.