Algunos lo llaman predicción, otros horóscopo, a nosotros nos gusta mas llamarlas tendencias astrológicas para el 2020, ya que no creemos que las cosas puedan predecirse con un 100% de exactitud pero sí en cambio poder observar movimientos y ciclos energéticos que se ven reflejados en nuestra vida cotidiana.

Los planetas se mueven y van interactuando entre ellos y con el dibujo de nuestra carta natal. A esto lo llamamos tránsitos, y de acuerdo al modo en que se van relacionando es como podemos visualizar el modo en que energéticamente se van a ir desplegando las características de cada uno de estos ciclos.

A lo largo de 2020, Marte, Júpiter, Saturno, Urano y Plutón, cinco “pesos pesados” estarán generando una dinámica bastante intensa ya que harán conjunciones y cuadraturas entre algunos de ellos. Y esto atravesado por dos importantes eclipses.

En astrología mundial -la rama de la astrología que observa las influencias astrológicas sobre los hechos socio-políticos- estos movimientos planetarios cobran especial importancia. Nomas ver el modo en que arrancamos el año con las conjunciones de Júpiter, Saturno y Plutón, es suficiente para poder decir que no será un año light.

La conjunción de Saturno y Plutón fue muy fuerte pero se dio solamente por única vez en el año (y hasta el 2053 no se dará nuevamente), en cambio la conjunción Júpiter-Plutón se dará 3 veces durante este 2020 debido a la retrogradación de Júpiter.

Los últimos diez días de Marzo sufren una tremenda activación por parte de Marte que alcanza a Júpiter, Saturno y Plutón. Estos planetas van a estar ocupando una región muy pequeña del cielo, esto es mucha energía concentrada y desde cierto punto de vista, esta configuración puede resultar mas fuerte que la sola conjunción de Saturno y Plutón.

Sin caer en alarmismos ni hipótesis amarillistas, este puede ser un momento turbulento, quizás en el mismo orden de los acontecimientos de principio de año con nuevos episodios relativos al conflicto Irán-EEUU.
A nivel personal, aquellos que tengan su Sol en los últimos grados de Capricornio, o su ascendente (o cualquier punto sensible de su carta allí) o aquellos con cualquier planeta cerca del grado 22 de alguno de los demás signos cardinales (Cáncer, Aries, Libra), se verán tocados también particularmente por este tránsito.

Momentos de cambio, significativos o difíciles son de esperar para aquellos implicados en estos movimientos.

Otras fechas a tener en cuenta son el 4 abril por la conjunción de Júpiter a Plutón y el 7 abril por la cuadratura de Marte a Urano por lo que podemos decir, ampliando, que de mediados de marzo a mediados de Abril serán tiempos delicados. De nuevo, sin ser catastróficos, hay que estar preparados para atravesar momentos poco frecuentes o claves, incluyendo acontecimientos en relación a las fuerzas de la naturaleza, como vienen siendo los incendios forestales, volcanes en erupción y demás movimientos fuertes.

Luego de un período de relativa calma, para fines de Julio/principios de Agosto el cielo se congestiona de nuevo con el comienzo de la cuadratura de Marte (debido a su movimiento retrógrado lo vuelve a hacer luego dos veces mas) a Júpiter, Saturno y Plutón (quienes a su vez también retrogradan y vuelven a juntarse). Con todo esto último se desplaza un vaivén energético que hará que la segunda mitad del año prácticamente nos deje mas de una vez sin respiro.

Por último, el eclipse mas importante del año (al cual nos referiremos en detalle en otro artículo) ocurrirá el 14 de diciembre y este, idealmente y a modo de cierre, nos permitirá ver con claridad aspectos relacionados con el entendimiento mutuo, la política y los medios de comunicación, sin dudas los grandes temas mundiales del año.